La vida no se mide en minutos se mide en momentos.
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

martes, 25 de febrero de 2014

La música de las esferas

Hace muchos años que ya se teorizaba con este concepto. Entre veinte y veinticinco siglos atrás se pensaba que el universo era algo creado de forma armoniosa.
En torno al 500 antes de Cristo algunos eruditos y místicos estudiaron la relación entre las distancias de los planetas conocidos y su velocidad de rotación. Tanto la escuela pitagórica como diferentes adeptos de la filosofía hermética tenían la idea de que todo fue pergeñado por un ente o entes superiores y que estos habían diseñado todo de manera que fuera perfectamente bello, estética y musicalmente . Así pues, debía haber una relación tangible en lo que veían en los cielos y estudiaron matemáticamente el fenómeno. Estos antiguos sabios llegaron a la conclusión de que los planetas estaban vinculados entre si por una especie de proporción musical.
¿No os parece una idea extremadamente romántica que los cuerpos celestes pudieran emitir música? Sin embargo hay un pequeño problema. Nosotros no podemos escuchar esa pequeña sinfonía de los astros al moverse. En el vacío absoluto el sonido no se propaga, es decir, allí fuera es como si estuviéramos sordos. Nuestros oídos son incapaces de oír esos ruidos que se generan en el espacio. 
La evolución ha desarrollado nuestros órganos auditivos para escuchar ciertos tonos, los infrasonidos no están a nuestro alcance. Triste, ¿verdad? 
Nuestros sentidos están limitados, nuestros ojos por ejemplo sólo ven una pequeña franja del espectro lumínico. Desechando una amplia gama de colores definidos por longitudes de onda que nos es imposible apreciar. 
Cuando pasamos la mano por una mesa, o quizá por la superficie de algún objeto que suponemos liso, no lo es para nada. No somos capaces de intuir que ese material es ruguso, miles de pliegues por milímetro cuadrado. Millones de imperfecciones que nuestro tacto, los dedos con los que rozamos las cosas, son incapaces de sentir. 
Y si hablamos del gusto o del olfato pasa lo mismo. Los grandes creadores de perfumes son personas entrenadas para distinguir multitud de aromas y matices que a una persona normal se le escaparían. Y aún asi, cualquier perro tiene cuarenta veces más células olfativas en la nariz que el mejor de esos hombres creadores de olores perfumados. 
El mundo de los sentidos es un minúsculo universo para nosotros, acotado por nuestras limitaciones de seres imperfectos. No obstante, hay un momento en el que el pico de esas sensaciones se hace máximo. Y aquí viene mi teoría, probablemente incorrecta, pero aún así la expondré en este lejano rincón de mi pequeño mundo. 
El enunciado formal de mi teoría sería tal que así. La curva de las percepciones sensoriales con respecto al tiempo se hace máxima cuando el alma de la persona en estudio esta enamorada. Es decir, cuando el corazón late por amor, el sujeto escucha sonidos imperceptibles para el resto, huele más aromas, paladea sabores vetados al común de los mortales, su tacto se acentúa y por supuesto la visión se hace extremadamente potente para poder apreciar cada detalle de la persona de la que se esta enamorado. 
Una teoría que de momento está en sus primeras fases especulativas. En el último año me he visto envuelto en un lío de fórmulas de todo tipo con multitud de variables y datos. Me ha llevado mucho tiempo dar con este enunciado, folios y folios llenos con infinidad de números extraños y expresiones enrevesadas. Y al final he logrado dar con la teoría que unifica mis estudios sobre este tema. Sin embargo falta algo importante para su demostración a nivel académico, la parte experimental. 
Todo esto no deja de ser una mera hipótesis si no se comprueba con ensayos reales. ¿Y quien mejor que yo para ser el sujeto A del experimento? Sí, seré la cobaya y el científico al mismo tiempo. 
Ahora me encuentro en un dilema, ¿he de fabricar yo mismo el elixir del amor? Esta sustancia sería capaz, inyectada directamente en el corazón, de hacer que me enamorase en cuestión de segundos de la mujer que estuviera mirando en esos instantes. Un método demasiado artificial pero bastante seguro. La otra idea es dejar que mi propio corazón elija cuando, de que forma y de quien debo enamorarme. Sin duda es un modo de proceder mucho más lento, pero tengo la sospecha de que será más intenso y podré demostrar mi teoría de una forma más elegante.
Quizá nunca gane el Premio Nobel por esta pequeña bobada que es mi teoría que relaciona la capacidad sensorial con el amor pero me gusta pensar que es tan poético como cuando esos griegos presocráticos miraban al cielo preguntándose que sonido emitiría la Luna o Marte al girar y decidieron que ese tono sería tan bello como el que haría una joven griega tocando un arpa. Ellos, a estos lejanos e hipotéticos tonos, los denominaron la música de las esferas.
Me encantaría poder demostrar que al enamorarme, mi oído podría aumentar tanto su potencial que si escucho atentamente en una noche de luna llena la oiga vibrar, allá en el cielo, en un lejano susurro. ¿No sería increíblemente maravilloso ser el primer ser humano en oír la música de las esferas? 




miércoles, 19 de febrero de 2014

.....Siempre......

Siempre imaginé que una bonita mujer me rodearía con su brazos y acariciaría mi cuerpo con sus suaves manos mientras me decía al oído que moriría si yo no estuviera. 
Siempre creí que una chica cogería mi mano entre la suyas para jugar con mis dedos al tiempo que me sonreía y me besaba en los labios. 
Siempre soñé que su corazón y el mío latirían al mismo ritmo dirigidos por un mágico e inexistente diapasón, y que la sangre llegaría a la vez a cada recodo de nuestro cuerpo.
Siempre pensé que el olor de su pelo me llevaría hasta el infinito, que con sólo aspirar brevemente su aroma me transportaría hasta el paraíso eterno. 
Siempre fantaseé con la idea de que tan sólo con rozar mi piel con sus muslos mi alma sufriría un vuelco y entraría en un éxtasis que ni todas las drogas del mundo serían capaces de imitar.
Siempre me figuré que estar tan cerca de ella supondría una comunión tan fuerte entre nuestras mentes y cuerpos, sus pensamientos serían los míos y mi cuerpo sería suyo. 
Siempre planeé el lugar y escenarios idóneos. Una inmensa cama, un mullido colchón, unas sábanas suaves, una habitación con flores, música para dejarse llevar.
Siempre presentí que miraría a sus ojos en ese preciso instante y que ya nunca más podría dejar de hacerlo. Esa mirada me acompañaría para el resto de mi existencia. 
Siempre me hice a la idea de que al besarla y nuestras lenguas tocarse y bailar juntas dentro de nuestras abiertas bocas, los gemidos de ella acompañarían a mis propios gemidos. 
Siempre sentí que tras ese beso me quedaría embelesado ante la belleza de ese cuerpo y durante unos segundos lo estudiaría con detenimiento intentado dilucidar si todo era real o sólo era mi maliciosa mente que me estaría haciendo una maravillosa trastada. 
Siempre presagié que al darme cuenta de que ella estaba allí realmente, mi alma se conmovería de tal manera que una lágrima de felicidad se escaparía de mis verdes ojos para caer junto a la almohada recorriendo mi mejilla. 
Siempre fui de la opinión que ella al ver esa solitaria lágrima preguntaría, ¿por qué lloras, mi amor? Y yo le contestaría que es inevitable. Le diría que lloraba porque la felicidad inundaba todo mi ser y que ninguna otra cosa de este mundo podría igualar lo que sentía en ese preciso instante. 
Siempre he tenido la extraña convicción de que ella al oír mis palabras, besaría la mejilla por la que momentos antes había caído esa pequeña lágrima y me diría te amo, te amo tanto que quisiera no separarme de ti jamás. 
Y si, siempre al escuchar esas inventadas frases en mi mente soñando que así fuera todo algun día, acabaría penetrándola suavemente. Para que ella pudiera sentirlo en cada terminación nerviosa, y que un suspiro o quizá un sonido gutural salido de su interior más profundo nos llevara entonces hasta un mundo nuevo y mágico. 
Siempre estuve del lado de esos pocos que pensaban que ese momento sería algo especial y que cada gemido, mío y de ella, repetido una y otra vez al modo de una especie de mantra, nos evadiría a lugares lejanos y misteriosos. 
Siempre, llegado este punto, creí que sería un buen instante para decirla una vez más lo mucho que la amo, para añadir con una sonrisa pícara.....voy para abajo.
Siempre tuve ciertos reparos en la afirmación, como es arriba es abajo. Verdad es que también hay unos labios, pero ese beso es muy distinto al otro. En realidad, más que besar, ahí abajo lo que siempre imaginé que desearía sería morder, lamer, introducir....¿mi mente imagina demasiado?
Siempre fui un estudioso del tema, algunos manuales decían esto, otros aquello. Sin embargo, tenía la seguridad de que sólo una cosa funcionaria. La improvisación unida a un venerado amor hacia ella. 
Siempre, una pregunta me venía a la mente. Al volver de nuevo arriba, es decir, al cielo y mirar sus ojos, ¿como sería? ¿qué ocurriría al volver a penetrarla para acabar corriendonos al unísono?
Siempre, siempre, siempre soñé con ella gritando mi nombre una y otra vez seguido por un te amo eternamente. ¿Por qué? Las confidencias hechas en ese preciso instante en el que la mente deja de funcionar y todo nuestro ser se concentra en un sólo acto son ciertas. Es imposible mentir cuando se tiene un orgasmo.
Siempre tuve esta certeza, la eyaculación es el suero de la verdad más potente. Si te dice que te ama, entonces es que realmente moriría por ti. 
Siempre sostuve que acabar abrazados y jadeantes sería un buen punto final. 
Siempre supuse que ella terminaría con su cabeza sobre mi pecho, escuchando los latidos de mi corazón. Mi vista sería la de su precioso y alborotado pelo cayendo sobre mi. Recorrería con mis dedos su espalda hasta llegar a su imponente culo. Para acariciarlo suavemente mientras ella se hace un pequeño ovillo, su oido pegado a mi pecho. Bum-bum, bum-bum. ¿Lo escuchas? Es mi corazón suspirando por ti. Su mano descansaría entonces sobre mi brazo dándome a entender que esta tan a gusto que le encantaría dominar a la sabia naturaleza para detener el mundo en ese instante y que el tiempo se volviera infinito.
Siempre creí que finalizar aqui esa unión con ella sería muy triste por lo que imaginé que en ese momento diría algo asi como.... ¿te apetece otro?
En mis mejores sueños ella siempre sonreiría y viendo que volvía a excitarme cogería mi creciente miembro y se lo metería en la boca para en un acto mio de blasfemia total, pura y dura, gritar ¡eres una diosa, joder!
Siempre, en esos pensamientos de como sería follar con alguien que amas, ella acabaría sobre mi, moviendo su cintura, comiendome a besos, rindiendonos al placer mutuo.
Siempre pensé que la velada concluiría al dormirnos, extenuados ambos, mientras nuestros desnudos cuerpos yacen sobre la cama unidos por nuestras manos, que ya nunca más volverían a soltarse.
 

jueves, 13 de febrero de 2014

In dubio pro reo

En el comienzo quería desaparecer, dejar este incomprensible mundo y salir por patas. Me sentía avergonzado, culpable, triste, extremadamente deprimido. Quería morir, dejar de existir. Era malo, horrible, había provocado dolor y sufrimiento en una persona a la que amaba por encima de mi propia vida. La mujer que un mes antes dormía con su cabeza en mi pecho me decía, en una brutal escena, que le diera mis llaves de casa. No confiaba en mi y creía que podría entrar por la noche para hacer dios sabe que. Unos días antes me dijo que se había dado a la bebida durante un tiempo porque no era feliz conmigo. Yo, tirado en la lona cual boxeador noqueado, quise replicar. ¿Cómo es posible? Hace tres meses me hablabas de casarnos, ¡me insististe tanto! ¿Cómo una mujer que se siente mal me pide que sea su compañero de viaje para toda su vida? Ella, experta luchadora, me dió el golpe de gracia. En los diez años que estuve contigo nunca fui feliz. 
Lloraba, tantas ganas de llorar tenía que me daba igual en que lugar lo hacia. En la calle, en el metro, o en la soledad de mi habitación. Durante un par de meses no pude parar. 
Si hay algo peor aún que no amar es saber que no te aman. Yo no quería verla, no deseaba hablar con ella porque cada palabra era una puñalada en mi herido corazón. Pero la seguía amando y pese a todo el dolor no quería olvidar ese amor.
Fui al psicólogo durante algunas sesiones. Él me preguntó que deseaba. Sin dudarlo ni un instante le dije que recuperarla. Le conté todo, le abrí mi corazón y le pedí consejo. Me dijo tres cosas. La primera, que no debía sentirme tan mal por sus palabras. Era un acto reflejo en el ser humano. Ella queria alejarse de mi y lo más fácil era no pensando en las cosas buenas, ni tan siquiera creyendo que alguna vez las hubo. Lo segundo que me dijo es que debía olvidarla. ¿Olvidarla para recuperarla? Le pregunté. No, olvidarla para rehacer tu vida. ¡Pero yo la amo! Si, pero ella a ti no. Sinceramente, me costó asimilar ese concepto. ¡Venga, hombre! ¿Cómo no me va a querer? Lo único que pasa es que se ha encaprichado de otro. Pero ciertamente, el señor psicólogo tenía razón. Ella ya no me amaba. La tercera cosa que me dijo tampoco la creí en parte. Tienes dos problemas según veo, una fobia hacia los médicos o más bien hacia lo que podrían decir estos sobre tu salud y creo que eres un poquito controlador. ¿Controlador? Dije. Si, no dejas nada al azar. Puse cara de póquer y le contesté. Eso se llama ser precavido. Y si, lo soy. Prefiero estar cubierto ante cualquier posible eventualidad. Él, en parte asombrado por no aceptar su diagnóstico, aludió. Lo jodido es que no eres igual con todas las facetas de tu vida. Pero no sólo me refiero a eso, Rubén. ¿Cuantos pantalones tiene ella?¿cuantos zapatos? ¡Y yo que se! ¿Crees que los cuento? La semana pasada mencionaste la vez que os peleasteis al entrar en una tienda y dijiste que te enfadaste porque ella quería unos zapatos y ya tenía siete pares. Vale, dije siete por decir un número. Es probable que tenga más. Yo diría que seguro que tiene más. Y me enfadé no porque se comprara unos zapatos sino porque íbamos a comprar unos pantalones que necesitaba y en vez de los pantalones se cogió los zapatos. Eso da igual, Rubén. ¿Y lo de la operación de estética? A ver, ¿preocuparme por ella y no querer que pase por el quirófano ante una operación que no necesita es ser controlador? A veces, la gente tiene que cometer sus propios errores. Me dijo, con mirada severa. Y con todo el odio de mi alma, le miré y le dije. Jamás dejaré que alguien a quien amo se ponga en peligro por una operación que es innecesaria, y si creo que se equivoca se lo diré. Luego la gente, o ella, podrá hacer lo que le venga en gana. Pero no seré un hipócrita y diré muy bien a algo con lo que no estoy de acuerdo. Quiso él tener la última palabra y me contestó de la siguiente forma. Por eso, Rubén, ella se siente controlada y huye de ti. Déjala, olvídala. Aprende de todo esto y rehaz tu vida. 
No le volví a ver. No quise ir más al psicólogo y empecé a escribir. Decidí que tenía que encerrarme y hablar conmigo mismo. Descubrir quien demonios era Rubén. Para ello tenía que ser lo mas sincero posible con mis propios recuerdos. Y así fue como me sometí a juicio. Difícil, extremadamente complicado. Era, al mismo tiempo, fiscal y abogado defensor. 
Y en mitad del juicio aparecieron varios testigos, cosa increíble. Testimonios de personas que me hicieron ver que mi mundo de fantasía, ese en el que todas las parejas viven felices, no es lo que abunda en este mundo nuestro. Había muchas personas que habían pasado por lo mismo que yo. Lo mejor de todo ese extraño juicio es que pude hablar con testigos que estaban en la posición opuesta a la mía, mujeres que habían dejado a sus parejas. Sólo entonces pude entender a mi ex, sus motivos. 
Andando entre los ejércitos enemigos es como supe que ella tenía razón. Donde mejor me desenvuelvo es con mujeres y una vez metido en conversaciones con las bellas guerreras, me fue fácil comprender las motivaciones de su visceral ataque hacia mi. En la lucha no hay compasión. En la batalla sólo vale sobrevivir, sin contemplaciones. Y ella guerreó mejor que yo, sin ninguna duda. Al menos con más valentía y coraje. 
Por eso, durante el juicio me acordé de una expresión que me enseñaron en la facultad. In dubio pro reo. Si existe una pequeña duda, por falta de pruebas o quizá porque no se ha demostrado con suficientes garantías la culpabilidad del acusado, este es supuesto inocente de los cargos que se le imputan. 
Decidí que en la cruenta guerra todo es válido y que nada de lo que se dice o hace es sinónimo de ser cierto o falso. No debía hacer caso de lo que se dijo durante la contienda, por lo tanto, juicio nulo. El acusado, pese a haber admitido su culpabilidad, podía salir del juzgado sin las esposas puestas. Era libre para rehacer mi vida.
Mi cuerpo y alma habían sufrido una metamorfosis.
La culpabilidad, el sentirme un cabronazo sin alma, había dado paso a una persona romántica, un Rubén que se aferraba al amor verdadero. Si ella no era mi alma gemela (cosa que creí durante diez años con todo mi ser) otra lo sería. Y esa otra media naranja andaba en algún lugar del planeta. 
Soñé con encontrar a mi princesa. Me abrí más al mundo. Deseaba que la gente me conociera, con mis cosas buenas y malas y empecé a publicar las entradas del blog en mi perfil de Facebook. Y eso fue raro. Inquietantemente extraño. Las mujeres, no creo que haya ningún hombre que me siga, leían lo que escribía y me decían que era una persona valiente por dejar que cualquiera pudiera mirar en el interior de mi corazón. 
Siempre creí que la gente que se acercara a estas palabras y recuerdos, quien sabe por qué incomprensible motivo, me tacharían de crio, inmaduro, enfádica, y estúpido. Cosas que soy al 100%, por eso me sorpredió al ver que una vez que leían sobre Rubén se interesaban más por mi. Hace unos meses se lo comenté a mi hermano. Y él me dijo algo totalmente cierto, cuando la gente ve que abres tu alma ellos te abren la suya a su vez. Es algo asi como una cierta empatía. 
De ese juicio salí con el convencimiento de que no soy mala persona. Cometí errores y fui un auténtico imbécil en algún que otro momento. Pero casi siempre me regí por el amor, la pasión y el deseo. 
Asi que aquí sigo, meses después de que el juez dictara sentencia, completando mi metamorfosis. Transitando por ese sendero que me lleve hasta un ser más humilde, más sincero, más valiente y más bueno. 
Nunca regalé nada por San Valentín, salvo el último año que estuve con ella. Ese año se me ocurrió una idea. Ella me decía siempre, entre risas pero con mirada seria, que nunca la había regalado unas flores. Y pensé que ese sería un buen día para ser el primero. Pero no iba a ir a una floristería para comprar unas margaritas, su flor favorita. Me pasé toda la tarde viendo vídeos en Youtube sobre origami y papiroflexia, intentaba aprender a hacer una rosa de papel. Como mejor supe le hice dos flores y se las di cuando llegó a casa. ¡Feliz día de San Valentín! A ella se le iluminó la cara y me dio un bonito y romántico beso. 
Ni todo fue horrible, ni todo fue bueno. Ni soy controlador, ni me da igual lo que le suceda a la gente que quiero. Ni me gustan los médicos, ni siento aversión por ellos. Ni soy un loco valiente al contar mi vida entera, ni soy un cobarde que esconde la cabeza bajo tierra. Ni soy tan romántico como para regalar flores cada 14 de febrero, ni me falta pasión al expresar lo que siento. 
Sin lugar a dudas, en el término medio está la verdad de lo que es Rubén. 



domingo, 9 de febrero de 2014

Fever

Hoy ha sido inevitable escribir sobre música. Una amiga me ha despertado con una foto del multitudinario concierto de Laura Pausini al que fue ayer, otra amiga ha escrito en su blog sobre la romántica banda sonora de su vida, y yo no puedo dejar de escuchar a Alaska y su a quien le importa lo que yo haga.
Pero cambiaré de sintonía, de época y de ritmo. Un registro totalmente distinto. 
Como dijo Clarence Worley...."Elvis estaba bien. Yo no soy marica pero la verdad es que él era más guapo que la mayoría de las mujeres. Siempre lo digo, si tuviera que acostarme con un tío, es decir, si tuviera que hacerlo y mi vida dependiera de ello, me acostaría con Elvis." Y eso mismo pensé al ver, con 16 años, el concierto de Elvis en Hawaii. Y una canción más que ninguna otra hizo que quisiera parecerme a ese hombre. Fever.
La letra es impresionante, pero sin duda es el magnetismo que transmite al intrepretarla lo que hizo que quisiera parecerme algún día a él. En el 73, Elvis estaba en la plenitud de su carrera, y el concierto de Hawaii fue el primero en retransmitirse a nivel mundial. Una audiencia de 1500 millones de personas. Impensable en los días de hoy. Aloha from Hawaii fue un hito en la historia de la música y por ello, siendo adolescente, me hice con una copia del mítico concierto en VHS. 
Vestía con su traje blanco, con águilas de lentejuelas en los brazos, pantalones de campana y guirnaldas de flores hawaianas colgando de su cuello. Nada más empezar fever las mujeres suspiran, los hombres envidian. Elvis sonríe y empieza a poner morritos.....Never know how much I love you, never know how much I care, when you put your arms around me, I get a fever that's so hard to bear.....e instantes después movimientos de cadera y piernas. Las mujeres gritan, los hombres admiran. Se seca las gotas de sudor que le caen por la cara con la esponja del micrófono y sigue sonriendo. Se sabe venerado, deseado, envidiado. Es el centro de atención y le gusta. Más gestos, más movimientos, más sensualidad, más gritos histéricos de ellas, más sonrisas celosas de ellos.
Puedo decir, sin equivocarme ni un ápice, que desde ese instante en mi adolescencia quise ser como él. Deseaba, algún lejano día, generar tanta admiración en las mujeres. Y para ello practicaba, en mi habitación, esos sugerentes movimientos de cadera mientras cantaba junto a él eso de .....Now you've listened to my story, here's the point that I have made, cats were born to give chicks fever, be it Fahrenheit o centigrade.....
Unos poquitos años más tarde volví a escuchar una nueva versión de fever. Esta vez era Madonna quien se movía al ritmo de la fantástica letra. Si hace unos días hablé de unos ojos que me llamaron increíblemente la atención, creo que éstos desbancan a todos los que alguna vez supusieron algo para mi. Durante muchos años pensé que Verónica Ciccone, Madonna, era la mujer más sexy del planeta y que esos ojos suyos eran los más bonitos que jamás hubiera visto persona alguna. 
La versión que hizo ella no era ni tan buena ni espectacular como la de Elvis pero era Madonna, daba igual el resto. Una mujer sexy, una canción sexy. La calidad no importaba, los sentimientos que despertaba si. 
¿Cómo empezó la historia de fever? La verdad es que no tenía ni idea de quien era la persona que popularizó esta canción, así que he buscado por la red y me he topado con la respuesta. Peggy Lee, una cantante y actriz americana de los 40 y 50, fue número uno en las listas con esta poderosa canción. Su interpretación no iguala a la de Elvis, ni mucho menos, pero sigue siendo igual de sensual. Peggy no se insinúa de manera provocativa, ni tan siquiera se mueve del sitio, al menos en el par de vídeos que he podido observar, el único gesto que hace es chasquear unos dedos al ritmo de la música pero su tono de voz te hace desear. 
Ayer fue cuando comencé a gestar esta entrada, queriendo hablar de una canción, una sensación, un sueño. Pero cuando me lo planteé en el coche al ir hacia el trabajo pensé que el tema no daría siquiera para un par de líneas. Fue ayer cuando vi una nueva versión de fever, y mi sueño despertó de su inconsciente letargo. Silvia Superstar, la cantante de Killer Barbies, se movía de manera increíblemente sexy mientras decía eso de....You give me fever....Un delirio para los sentidos. 
Y es aquí donde quiero llegar. No hay nada más dulce, sugerente, sensual, evocador, pasional que alguien cantando esta canción. Y claro, se acerca el día de los enamorados y un capricho se apodera de mi mente y cuerpo. Que una mujer, algún día, me diga que le hago sentir tanto y la enciendo de tal manera, que arde de un deseo y una pasión irrefrenables. 
Sueño con una mujer bailando para mi, sintiendo cada palabra, viviendo cada gesto. Si, es algo carnal, erótico, lujurioso quizá. Una deliciosa chica mirándome mientras se contonea, diciendo que cada vez que la abrazo, la fiebre se apodera de su alma. Susurrando que su temperatura sube al escuchar su nombre de mis labios. Aspiro, en algún momento de mi vida, a tener a una bonita chica cantando fever frente a mi. What a lovely way to burn, what a lovely way to burn, what a lovely way to burn. Desde luego, una manera increíblemente deliciosa de arder. Ya sea en el infierno o en la cama. 
Cierro los ojos, sueño. Una gatita, melosa y tierna, juguetona. Moviendo sus brazos, su cadera. Mirándome. Acercándose a mi, lentamente, mientras los acordes suenan. Sentado en una silla la observo, la deseo. Siguiendo el ritmo, ella me roza la mejilla con su suave dedo y me dice....me sube la fiebre cuando me besas, siento la fiebre cada vez que me abrazas. Fiebre por la mañana y durante toda la noche. 
Esta canción es un buen regalo para San Valentín para aquellos que, como yo, creen que el mejor presente viene del alma. Y sin duda fever sale de muy dentro. Donde residen todos esos impulsos como la pasión, la lujuria, el erotismo, la sensualidad....
El corazon late, se acelera poco a poco, la sangre fluye hasta llegar a cada recoveco del cuerpo, la piel se eriza. Excitación, nervios, deseo, entusiasmo. Silencio, por favor, esta a punto de sonar fever. 


jueves, 6 de febrero de 2014

La maldición de Ondina

El agua estaba tranquila, una terrible paz se cernía sobre Rubén. Yacía en la barquita de madera observando las estrellas mientras pensaba en antiguas historias que había escuchado, de pequeño, en los muelles de Londres.
Era su segundo día a bordo de aquella tumba flotante. ¡¿Dónde diablos estaban los buques mercantes?!
Hambriento, sediento y agobiado por no poder hacer nada, tan sólo esperar, lanzó una súplica al temido mar. ¡Nereidas de más allá de las columnas de Hércules. Oceánides, señoras de las profundas y misteriosas aguas. Náyades, reinas de los ríos y estanques. ¡Ayúdadme! ¡Sacadme de esta maldita balsa y traed una tempestad que me lleve hasta la estela de algún jodido navío!
Al terminar, enrabietado como estaba, gritó. ¡Poseidón, te desafío! ¡¡Envíame tu furia!!
Aplacada, momentáneamente, la ira por su mala suerte, se volvió a recostar. Entonces escuchó un suave bufido. Se asomó para ver que era y vió a un delfín que con su puntiagudo morro balanceaba la pequeña barca. Quizá fuera por el ayuno o puede que por la oscura noche sin luna, el caso es que sobre los lomos de aquel delfín observó a una bella mujer. ¿Era una alucinación? Largos cabellos, mirada afable, manos delicadas apoyadas en la deslizante piel del delfín, la verdad era que todo parecía sacado de un sueño. Sin embargo, la preciosa mujer habló en un melodioso susurro. Conquistador, prepárate, tus ruegos han sido escuchados. Esta noche vivirás la más devastadora tormenta a la que jamás te hayas enfrentado. Tendrás que superarte a ti mismo si quieres sobrevivir y así poder averiguar el secreto que se esconde en ese mágico baúl y en las entrañas de tu alma. Suerte mi querido pirata, el destino te pertenece. Gracias, mi señora. Es lo único que pudo decir Rubén. Incrédulo, vió como el delfín se alejó llevándose consigo a la bonita mujer para finalmente desaparecer en las negras aguas del océano. Ondina acababa de mostrarse ante él. 
El Conquistador metió la cabeza en las frías aguas para despertar de su letargo. Más activo, se puso a pensar y contempló una gruesa soga en un lateral del bote. No sería de gran ayuda pero al menos le mantendría unido a ese pedazo de madera en el que flotaba en mitad de la nada. Así que, con el agua salada cayendo por su rostro, ató un extremo del cabo a su cintura y el otro a la circular horquilla del remo dándole un par de vueltas al banquito que servía de apoyo al remero. Entonces se quitó la camisa que llevaba para que el peso del agua no le estorbara y de pie junto a la proa de la pequeña embarcación esperó con mirada desafiante. Unos minutos después empezaba a llover, unas pocas gotas cayeron sobre su desnudo torso. ¡Veamos que tenéis preparado para mi! Aulló al infinito. ¡Nada me detendrá, voy en busca del amor eterno! Bramó a la oscuridad. 

Ayer, una amiga me comentaba asombrada que un conocido suyo había encontrado el amor. Ese simple hecho le daba más esperanzas a ella misma para no desistir, para no dejar de ilusionarse y soñar que era posible. Si ese chico lo había conseguido, ¿por qué no ella?
De pronto una imagen vino a mi mente. Una gigantesca tortuga saliendo del mar, un inmenso animal que lentamente busca el lugar apropiado de la playa. Con sus fuertes aletas cava un profundo hoyo y deposita sus aproximadamente 100 huevos entre lágrimas. No por la tristeza que quizá inunde su corazón al preguntarse cuantos de ellos sobrevivirán, sino por mantener sus ojos lubricados y limpios de molesta arena. Una vez terminado el proceso la sabía mamá tortuga camufla lo mejor que puede su escondite y vuelve a su hogar, el húmedo mar. Dos meses más tarde, decenas de pequeños bebe tortuga salen de su confortable refugio y se precipitan hacia un viaje terriblemente peligroso. 
Instantes después de que esa chica me dijera que alguien había conseguido amar no pude evitar que esa espectacular imagen asomara por mi cabeza. Y me dije, una tortuguita ha llegado al mar. ¡Bravo! Pensé. Pero unos segundos después me di cuenta de que su odisea no había hecho más que comenzar. Una tortuguita no está a salvo en mar abierto, miles de peligros acechan tras las sumergidas rocas o bajo las oscuras algas. Y como es lógico, los primeros meses son los más difíciles hasta que el pequeño animalito coge confianza y va creciendo poco a poco. ¡Tened cuidado tortuguitas del mundo entero! La vida debe salir adelante, el amor debe triunfar.
¿Quien es Ondina? Hay varias versiones sobre lo que ocurrió con esta ninfa. Algunos dicen que al nacer, viendo la belleza de aquel bebé, la hadas colmaron a Ondina con muchos dones. Por ejemplo, su abuela, que también era una de esas buenas hadas, le dió el regalo de la persistencia. Un día, un noble caballero se enamoró de esta preciosa mujer y la raptó para que sólo fuera suya. Ondina acabó enamorándose perdidamente de su captor, tan profundo era ese amor que olvidó a su propios seres queridos y no fue a visitar a su madre enferma. Su abuela se disgustó muchísimo y le lanzó una maldición. ¡Amarás a ese noble eternamente! Por lo general, parecería una bendición, pero de todos es bien sabido que la inmortalidad de las ninfas esta supeditada a enamorarse de un mortal y darle un hijo a este. Cosa que sucedió, y Ondina empezó a envejecer en el mismo momento en el que parió a su precioso niño. Con los años, el noble caballero se cansó de Ondina cuya belleza iba decayendo, no así el amor que ella seguía profesando hacia él, tan pasional como el primer día. Agobiado por todo este asunto, el caballero pensó una argucia para librarse de ella. Fingiría creer que ella le había sido infiel. Si de verdad me quieres, le dijo, ve al río que se encuentra fuera de los dominios de nuestro rey y tráeme un ánfora de sus cristalinas aguas. Ella, con coraje, cogió el pesado cántaro y se dirigió hacia el lejano río. Aún con todo el pundonor y orgullo que pudo reunir le costó mucho llevar consigo la enorme vasija vacía, así que cuando estaba llenando el ánfora derramó multitud de lágrimas sobre el río al pensar que jamás podría demostrar su incondicional amor ya que no se creía con fuerzas para volver hasta su castillo. Al ver la tristeza de Ondina, su abuela se apiadó de ella deshaciendo la maldición. Y convirtió a Ondina en la ninfa guardiana de aquellas aguas. Volvía a ser inmortal, y en agradecimiento por ese nuevo don que le acababan de conceder, durante cientos de años ayudó a miles de marinos en apuros. 
Hoy no puedo dejar de pensar en tortugas y en ninfas. El amor es increíble y a la vez peligroso. Cientos de tortugas buscándolo, ansiando llegar a la meta. Muchos somos huevos sin eclosionar aun, esperando nuestro momento. Sin embargo, una vez conseguido, ya en alta mar, cuidado. Es entonces cuando la maldición de Ondina cae sobre nuestros hombros. El amor eterno. 








domingo, 2 de febrero de 2014

Vanesa

¿Por qué un solo nombre es capaz de hacer que millones de sensaciones recorran nuestro cuerpo?
Me he despertado temprano esta mañana, y medio adormilado me ha venido a la cabeza esta curiosa pregunta no dejando que volviera a dormirme. No he podido soñar de nuevo dándole vueltas una y otra vez a esa cuestión intentando dar con una posible respuesta. En vela pues, me he decidido a escribir con mirada borrosa los inconexos recuerdos que fluyen a través de mis somnolientas neuronas.
Hace muchos años de esto, tantos que ha prescrito el crimen y creo que puedo hablar libremente de ello. En mi clase había dos niñas cuyo nombre era Vanesa. Una alta, la otra más bajita. Una Vanesa era con dos eses la otra sólo con una. Una rubia y de rizado pelo, la otra con melena castaña y lisa. Una me gustaba, la otra no. Con once o doce años esa chica se había adueñado de mi jovencísimo e inexperto corazón haciendo que muchas noches soñara que ella era una princesa de un fantástico reino y yo un noble caballero que intentaba conquistarla regalándole miles de flores recogidas por los confines del mundo entero. Si, de niño era tan bobo como ahora. Pero como digo, este delito ya ha vencido y no debo temer por condena alguna. Mis hermanos se burlaban de mi de camino al colegio, ellos conocían mi debilidad y la usaban para picarme. Me señalaban y decían....¡a Rubén le gusta Vanesa, a Rubén le gusta Vanesa! A lo que yo contestaba, ¡dejadme en paz! Incluso cuando querían ser malos de verdad solían hacerme ver algo que ya sabía de sobra. Me comentaban entre risas....si quisieras darle un beso tendrías que subirte a una silla. ¡Malvados!
Algunos años más tarde apareció otra Vanesa. Una preciosa rubia con ojos azules de Ecuador. Ya antes de que ella entrara en mi vida yo trabajaba con su prima, karina, más acorde con lo que tenemos en mente todos sobre una chica ecuatoriana. Una niña muy bonita también pero morena y con curvas, al estilo de Jenifer Lopez. Karina era encantadora pero su prima, Vanesa, tenía algo especial. Quizá fuera que desde que llegó anduvo detrás de mi, puede que fuera el acento tan sexy que ponía al decir mi nombre. El caso es que una tarde cuchicheaban entre ellas y no paraban de reírse. ¿Qué os pasa hoy, chicas? Pregunté. Esta noche he soñado contigo, me dijo Vanesa. Yo, que siempre la seguía el juego, contesté vacilandola. ¿Me contarás ese sueño Vanesita? Algo más tarde, me estaba haciendo la cena en la cocina y ella pasó dentro. Se acercó y me besó. ¿Cuanto duraría aquel beso? Se me hizo eterno y breve a la vez. Me gustó, demasiado. Durante un par de minutos, quizá alguno más, nuestras lenguas juguetearon. Mordisqueé sus labios. Acaricié su cara. De pronto se separó y me dijo sonriendo, eso es lo que he soñado Rubencito. Sinceramente, me quedé loco. Alucinado no pude contestar nada. Me dejó cenando y al salir me enfadé con ella. La regañé, ¡no puedes hacer eso Vanesa! Estamos en el trabajo, hay que ser responsable. En realidad me había entrado el pánico, no quería enamorarme de una mujer que podía desaparecer en cualquier momento. Y ella me gustaba demasiado para tentar a la suerte. 
Pasó más tiempo y otra Vanesa se cruzó por mi camino. Pero esta vez ella era algo más etérea y nebulosa. Alguien que sólo existía en mi corazón. 
Sucedió hace un par de años, una fría tarde de viernes de Febrero. No nos apetecía salir esa noche a ningún lado así que tirados en el sofá decidimos que cenaríamos en casa y veríamos un par de series. Un capítulo atrasado de Érase una vez y otro de Dexter. A ella le apetecía para la cena un buey de mar y yo quería una tarta de postre, de esas de polvos que se hacen en 20 minutos. En fin, la lista de la compra no es lo importante. Nos abrigamos bien y salimos a dar un paseo hasta el supermercado. Plumas, gorro, bufanda, guantes, todo puesto. Nos dimos la mano y anduvimos en silencio mientras la noche iba cayendo. A los pocos minutos me soltó una frase que hizo que todo se detuviera. He ido al ginecólogo y me ha dicho que tienes que hacerte tu también las pruebas. 
Ahora me tengo que remontar hacia atrás en el tiempo, dos años más, cuando probablemente en una mañana de sábado, de esas en las que no quería levantarme de la cama y deseaba seguir eternamente allí tumbado, tapado con las sábanas y hablando, hablando, hablando.....Mi mente vuelve a aquella mañana en la que decidimos que queríamos ser papas. Yo no estaba convencido, no creía que fuera a ser buen padre. Pero ella me juraba y perjuraba que si lo sería, veía mi cara cuando contemplaba a un bebe o a un crio y decía que yo sería el mejor padre que un niño pudiera tener. Yo no estaba de acuerdo, aún así dije que lo intentáramos, ¿por qué no? Nos amábamos y era un paso que había que dar. Y esa mañana de Sábado hablamos de nombres. Ella me había contado esta historia una y mil veces. Mientras su padre yacía en la cama del hospital, justo antes de morir, una promesa surgió de su alma. En tu honor le pondré a mi primer hijo Manuel, le dijo ella mientras a él se le caía una lágrima. A las pocas horas su papá murió y ella se quedó con la ilusion de, algún lejano día, honrar a su padre. Y esa mañana, ese decisivo sábado, me propuso varios nombres. ¿Cuál se llevó todos los votos? Si era niño, mi hijo se llamaría Imanol. ¿Y si era niña? Me tocaba a mi decidir y no tuve ninguna duda. Vanesa. 
Durante el transcurso de ese tiempo, entre ese ilusionante sábado y la pregunta de la fría tarde del viernes de hace dos años, lo intentamos. Y no hubo manera. Así que fué al médico y según ella me contó, el ginecólogo le dijo que tenía que tener ambas pruebas para hacer un estudio detallado de nuestro problema. 
Cogidos de la mano yendo a por el buey de mar y la tarta de queso con arándanos me paré al oír lo que decía y la miré a los ojos. Era la única parte de su cuerpo que veía. Sus expresivos ojos pardos me suplicaban que fuera. Yo en cambio, me negué en redondo. No voy a ir, la dije mirando a sus ojos, me da miedo. No quiero saber si el culpable soy yo. Me lo pidió de mil formas, me dió facilidades. Yo voy, traigo el bote y tu sólo lo llenas. No cielo, no. Seguimos intentándolo y si en Septiembre aún no te has quedado embarazada, me lo pienso. 
Al volver a casa, con la bolsa de la compra en una mano y la suya en la otra, la observé de soslayo. Su mirada había cambiado, veía unos ojos tristes y apagados. Pude intuir que en ese instante una pizca del amor que sentía por mi se había evaporado entre la niebla que empezaba a caer aquel frío viernes de principios de Febrero. 
Fui egoísta y cobarde. Tuve un comportamiento mezquino, rayando con la crueldad. La amaba y no tuve el valor de ser un hombre. 
Jamás la pedí perdón por todo esto. Nunca le dije que sentía haber sido tan horrible como para hacerla cargar con todo ese peso. Ella quería ser mamá y yo la miré a los ojos y me negué a llenar un triste botecito. Se que ella no lee lo que escribo, nadie de su círculo conoce mi blog. No lo hago, para en otro acto de cobardía aún mayor, pedirla disculpas sin mirarla a la cara. Escribo sobre esta Vanesa porque es una forma de seguir avanzando. Admitiendo mi error, mi vil comportamiento, intento ser mejor persona. Sólo fallando e intentandolo de nuevo se puede llegar a aprender a ser un hombre de verdad. 
En algunas ocasiones, cuando veo a una preciosa niña rubia con sus padres por la calle, pienso en Vanesa. ¿Me arrepiento de aquella decisión? Quizá de lo que no estoy orgulloso es de las formas. Mi fría mirada al decir ese rotundo no. Mi cabezonería. Mi miedo a las consecuencias. De eso si me arrepiento, sin duda. 
Las cosas suceden de una cierta manera y ya esta, no hay que darle más vueltas. Si esa niña no llegó sería porque no tenía que llegar, eso me dice la mayoría de la gente, pero no puedo dejar de pensar que si en vez de un cobarde no hubiera dicho un cariñoso claro que si, ahora estaría en el parque columpiandome, con Vanesa en mis brazos. Contándole, probablemente, alguna historia de piratas y sirenas, mientras acaricio su sedoso pelo y nos movemos arrastrados por un suave balanceo. 
Sin duda es un precioso nombre, que hace que me emocione desde que era un crio. Un sólo nombre, una simple palabra, y mi corazón siente con fuerza. Curioso, ¿Por qué no Sonia o Virginia?¿Mi respuesta? Tengo la absoluta certeza que en alguna otra vida estuve enamorado de una bonita chica, una mujer a la que amé tan apasionadamente que me dejó una profunda huella que ha perdurado a través de todas mis posteriores existencias. Una encantadora niña de rostro angelical y sonrisa maravillosa que me amó tan profundamente que marcó lo que soy y seré. Alguien cuyo nombre, seguramente, fuera Vanesa.