La vida no se mide en minutos se mide en momentos.
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Día 5: La ecuación de Drake y la fórmula de Rubén modificada.

Frank Drake un buen día se levantó por la mañana de la cama para desayunar los deliciosos huevos con bacon que le había hecho su queridísima esposa. Mientras le daba un buen tiento a un gran trozo de bacon churruscadito se preguntó...¡Joder! ¿Cuantas civilizaciones habrá en el Universo? 
Trabajaba para un observatorio en calidad de radioastrónomo, es decir que se pasaba todo el santo día mirando al cielo buscando estrellas y planetas desconocidos. Pues bien, este buen hombre dedujo una formulita con la cual se veía capaz de dar un número aproximado de posibles civilizaciones de otros planetas que tendrían capacidad para comunicarse con nosotros. 
N=R* x Fp x Ne x Fl x Fi x Fc x L
Para no entrar demasiado en temas físicos y filosóficos sólo diré que esta pequeña fórmula viene dada por diferentes coeficientes que estiman, por ejemplo, el ritmo de crecimiento de las estrellas, el número de esas estrellas que tienen planetas en sus órbitas, o el número de planetas en los que se cree que se podría desarrollar vida inteligente. 
El problema en todo este galimatías apareció cuando surgieron otros científicos igual de locuelos que el señor Drake y se pusieron a calcular estos coeficientes, a cada uno le salía un número diferente dependiendo de si las estimaciones eran favorables o no a la creencia de vida extraterrestre.
¿Qué maldito rollo estoy soltando hoy? Pues uno muy simple. He desarrollado una nueva fórmula a partir de la de Drake para calcular cual sería el número de mujeres compatibles conmigo. Evidentemente parto de la ecuación de Frank Drake porque creo que tengo que ampliar la zona de búsqueda algo más, en la Tierra no creo que exista una mujer capaz de aguantarme y no hablemos ya de quererme. También es cierto que pienso que debo ser de otro planeta por lo tanto se hacía lógico buscar más allá de nuestra Luna para poder hallar respuesta a mi dilema. 
Supongamos que hemos calculado previamente el valor de civilizaciones extraterrestres con un mínimo de inteligencia, N. A este número lo tendríamos que multiplicar por 0,35. ¿Por qué? Sospecho que ahí fuera puede haber un 35% de alienigenas machos, un 35% de hembras, y un 30% sin sexo definido. Una vez obtenido el número de extraterrestres chicas que hay en todo el Universo podemos hacer una nueva criba que deje las cosas más claras. ¿A cuantas de esas alienigenas les gustaría ver una peli de miedo cogida de mi mano?¿Qué les da miedo a los seres de otros planetas?¿Las películas tipo Love actually? Siendo optimistas pongamos que un 25% tengan los mismos gustos que yo, así que en este caso multiplicaríamos por 0,25. La lista se reduce poco a poco pero aún podemos afinar algo más. ¿Qué porcentaje cree en el amor?¿Las chicas de otros planetas son unas lobas que se tiran a todo lo que se menea o son más tradicionales y les gusta el tema del cortejo tipo pájaro macho que revolotea alrededor de pajarita hembra? Aquí debo ser realista y me pongo en la peor de las estimaciones posibles, un 2% de las que quedan creen en el amor verdadero y único. Por último pero no menos importante, ¿a cuantas podría interesarle yo? Aquí el cálculo se pone un poco deprimente. ¿Qué chica procedente de las estrellas y que esté en su sano juicio querría pasar toda la eternidad conmigo? Me da en la nariz que muy poquitas, el número mágico un 0,001%. 
Así que la fórmula de Rubén modificada, para el cálculo de mujeres en el Universo interesadas en mi quedaría tal que así...
N1=N x 0,35 x 0,25 x 0,02 x 0,001
Este número es tan ínfimo que es muy improbable que me encuentre con alguna alíen compatible conmigo aún así N1 siempre será mayor que cero, es decir, están ahí fuera. Sólo es necesario esperar a que alguna de ellas reciba esta sonda espacial en forma de mensaje y de conmigo. 
Enrico Fermi fue un reconocido físico, galardonado con el Nobel por sus estudios sobre la radiactividad inducida. Pero también es bastante popular por su famosa paradoja. Pese a que los cálculos sobre la inmensidad del Universo parecían dar a entender que por los cielos habría miles de naves danzando de un lado a otro, las observaciones decían todo lo contrario. Fermi se dijo, si hay tantas civilizaciones ahí fuera, ¿dónde están?.
Y yo me pregunto, si mi fórmula es correcta y existe al menos una mujer esperándome en algún lugar. ¿Dónde te metes? ¡Tronquita, sal ya de tu escondite!



No hay comentarios:

Publicar un comentario