La vida no se mide en minutos se mide en momentos.
A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

martes, 25 de febrero de 2014

La música de las esferas

Hace muchos años que ya se teorizaba con este concepto. Entre veinte y veinticinco siglos atrás se pensaba que el universo era algo creado de forma armoniosa.
En torno al 500 antes de Cristo algunos eruditos y místicos estudiaron la relación entre las distancias de los planetas conocidos y su velocidad de rotación. Tanto la escuela pitagórica como diferentes adeptos de la filosofía hermética tenían la idea de que todo fue pergeñado por un ente o entes superiores y que estos habían diseñado todo de manera que fuera perfectamente bello, estética y musicalmente . Así pues, debía haber una relación tangible en lo que veían en los cielos y estudiaron matemáticamente el fenómeno. Estos antiguos sabios llegaron a la conclusión de que los planetas estaban vinculados entre si por una especie de proporción musical.
¿No os parece una idea extremadamente romántica que los cuerpos celestes pudieran emitir música? Sin embargo hay un pequeño problema. Nosotros no podemos escuchar esa pequeña sinfonía de los astros al moverse. En el vacío absoluto el sonido no se propaga, es decir, allí fuera es como si estuviéramos sordos. Nuestros oídos son incapaces de oír esos ruidos que se generan en el espacio. 
La evolución ha desarrollado nuestros órganos auditivos para escuchar ciertos tonos, los infrasonidos no están a nuestro alcance. Triste, ¿verdad? 
Nuestros sentidos están limitados, nuestros ojos por ejemplo sólo ven una pequeña franja del espectro lumínico. Desechando una amplia gama de colores definidos por longitudes de onda que nos es imposible apreciar. 
Cuando pasamos la mano por una mesa, o quizá por la superficie de algún objeto que suponemos liso, no lo es para nada. No somos capaces de intuir que ese material es ruguso, miles de pliegues por milímetro cuadrado. Millones de imperfecciones que nuestro tacto, los dedos con los que rozamos las cosas, son incapaces de sentir. 
Y si hablamos del gusto o del olfato pasa lo mismo. Los grandes creadores de perfumes son personas entrenadas para distinguir multitud de aromas y matices que a una persona normal se le escaparían. Y aún asi, cualquier perro tiene cuarenta veces más células olfativas en la nariz que el mejor de esos hombres creadores de olores perfumados. 
El mundo de los sentidos es un minúsculo universo para nosotros, acotado por nuestras limitaciones de seres imperfectos. No obstante, hay un momento en el que el pico de esas sensaciones se hace máximo. Y aquí viene mi teoría, probablemente incorrecta, pero aún así la expondré en este lejano rincón de mi pequeño mundo. 
El enunciado formal de mi teoría sería tal que así. La curva de las percepciones sensoriales con respecto al tiempo se hace máxima cuando el alma de la persona en estudio esta enamorada. Es decir, cuando el corazón late por amor, el sujeto escucha sonidos imperceptibles para el resto, huele más aromas, paladea sabores vetados al común de los mortales, su tacto se acentúa y por supuesto la visión se hace extremadamente potente para poder apreciar cada detalle de la persona de la que se esta enamorado. 
Una teoría que de momento está en sus primeras fases especulativas. En el último año me he visto envuelto en un lío de fórmulas de todo tipo con multitud de variables y datos. Me ha llevado mucho tiempo dar con este enunciado, folios y folios llenos con infinidad de números extraños y expresiones enrevesadas. Y al final he logrado dar con la teoría que unifica mis estudios sobre este tema. Sin embargo falta algo importante para su demostración a nivel académico, la parte experimental. 
Todo esto no deja de ser una mera hipótesis si no se comprueba con ensayos reales. ¿Y quien mejor que yo para ser el sujeto A del experimento? Sí, seré la cobaya y el científico al mismo tiempo. 
Ahora me encuentro en un dilema, ¿he de fabricar yo mismo el elixir del amor? Esta sustancia sería capaz, inyectada directamente en el corazón, de hacer que me enamorase en cuestión de segundos de la mujer que estuviera mirando en esos instantes. Un método demasiado artificial pero bastante seguro. La otra idea es dejar que mi propio corazón elija cuando, de que forma y de quien debo enamorarme. Sin duda es un modo de proceder mucho más lento, pero tengo la sospecha de que será más intenso y podré demostrar mi teoría de una forma más elegante.
Quizá nunca gane el Premio Nobel por esta pequeña bobada que es mi teoría que relaciona la capacidad sensorial con el amor pero me gusta pensar que es tan poético como cuando esos griegos presocráticos miraban al cielo preguntándose que sonido emitiría la Luna o Marte al girar y decidieron que ese tono sería tan bello como el que haría una joven griega tocando un arpa. Ellos, a estos lejanos e hipotéticos tonos, los denominaron la música de las esferas.
Me encantaría poder demostrar que al enamorarme, mi oído podría aumentar tanto su potencial que si escucho atentamente en una noche de luna llena la oiga vibrar, allá en el cielo, en un lejano susurro. ¿No sería increíblemente maravilloso ser el primer ser humano en oír la música de las esferas? 




No hay comentarios:

Publicar un comentario